Buscando una luz

domingo, 18 de marzo de 2012



 A su mente no paraba de acudir la letra de una canción de su grupo favorito, WarCry.


 No sé si vivo o quizás muerto. Perdido en el camino hacia el más allá.


 Xabier se sentía roto desde la muerte de su hermano Roberto. ¿Habría encontrado Roberto una luz? Él no creía en la religión, era una persona especial. Xabier lo admiraba, su hermano mayor era su ejemplo a seguir. Aunque a veces discutieran por tonterías, siempre se querrían. Era lo bueno de los hermanos, por mucho que discutieran, siempre arreglaban sus problemas.


 Caminaba arrastrando los pies, sin ánimo. Había salido por que no aguantaba más el ambiente opresivo y lleno de recuerdos felices y que nunca volverían que se había instalado tras la muerte de su hermano. Necesitaba salir de esas cuatro paredes que no hacían más que recordarle el enorme hueco que había dejado su hermano tras su muerte. Se pasó la mano por el pelo, rizado y marrón, igual que el de su hermano.


 Luchando por sobrevivir, soñando con salir de aquí, buscando una luz.


 Era un día muy bonito. El sol brillaba en lo alto, iluminando la vida de muchos. En cambio, la vida de Xabier permanecía en penumbra. Un grupo de chicos de su edad pasaron por su lado, él no los vio y tropezó. Continuó sin disculparse.
 -¡Eh! ¡Mira por donde vas, imbécil!-le gritó uno.
 -¡Anormal!-insultó otro.
 Xabier no se inmutó. Se paró delante de un escaparate. Había unas muñequeras de heavy, como las que acostumbraba a usar Roberto. Xabier también tenía una. Se la regalara su hermano cuando él apenas tenía diez años. La comprara en esa misma tienda. Algunas veces, iban juntos a aquella tienda, y entraban a hablar con la amable dependienta y compraban algo. Luego, él siempre bromeaba con su hermano diciendo que le gustaba la joven.


 A través del cristal, vio su reflejo. Unas grandes ojeras, el pelo despeinado, la tez pálida y mortecina de un cadáver, como si hubiera muerto junto con su hermano…


 La dependienta, de pelo negro, largo y liso, ojos oscuros y con una gran cantidad de rímel, lo saludó con la mano y le invitó a entrar con un gesto. Mostraba una sonrisa y atisbaba en busca de Roberto. Xabier estaba seguro de que eran algo más que amigos. La chica se acercó a la puerta y Xabier se marchó rápidamente. No se sentía con fuerzas de hablar con nadie sobre ese tema tan doloroso. Al girar la esquina, se detuvo. Cerró los ojos y contuvo las ganas de llorar. Respiró hondo pero la opresión que sentía en el pecho no desapareció. Se estremeció y trató de imaginar si Roberto habría sentido algo.


 Estoy sentado en un lugar del cementerio. Veo como me acompañáis en mi entierro. Intento gritar pero ya sé que no puedo despertar, huir de este lugar sin Dios.


 ¿Habría sentido dolor? ¿Se habría enterado del momento de su muerte, en el que su corazón dejó de latir? ¿Estaría presente en su entierro, lleno de lágrimas y dolor? Xabier se sentía confuso. Si pudiera hablar una vez más con su hermano… Le diría tantas cosas.


 Esta vez, la canción en la que pensó fue del grupo favorito de Roberto, Mägo de oz.


 Hay tantas cosas que nunca te dije en vida.


 Si pudiera mandar una señal… Suspiró. ¿Realmente había algo más allá de la vida? ¿O era un oscuro vacío? O, simplemente, nada.


 Miró la hora. Volvería a casa. Encaminó sus pasos hacía allí. En el portal, se cruzó con la señora García, una anciana que vivía en primer piso.
 -¡Hola, Xabier! ¿Qué tal vas?-dijo con una mirada de compasión.
 Él se encogió de hombros por toda respuesta. Subió las escaleras y abrió la puerta con la llave. No se molestó en saludar. Se dirigió a su habitación. Se tiró encima de la cama y se quitó los botines, cerró los ojos.


 Sé que la culpa os acosa y os susurra al oído:``pude hacer más´´ No hay nada que reprochar.


 Claro que pudo hacer más. Tal vez si hubiera estado con su hermano en el momento que lo atracaron… O habrían muerto los dos.


 Puso un CD en el reproductor. Gaia II. La primera canción que sonó fue Desde mi cielo, la más adecuada. El disco emitió unos extraños ruidos, y saltó un trozo de la canción. Se escuchó:


Me gustaría volver a verte sonreír.


Xabier abrió los ojos que había cerrado nada más introducir el disco. Pero la música siguió sonando.


Y ahora que ya no estoy junto a ti, te cuidaré desde aquí.
Vivo cada vez que habláis de mí y muero otra vez si lloráis. He aprendido al fin a disfrutar y soy feliz.
Desde mi cielo os arroparé en la noche y os acunaré en los sueños, y espantaré todos los miedos.
Nunca me olvides me tengo que marchar.


 Xabier se quedó de piedra. La letra había saltado y tenía sentido. Parecía un mensaje. No podía ser. ¿O si?
 -¿Eres tú Roberto?-preguntó en voz baja.
 El reproductor se apagó y volvió a encender. Era su hermano, estaba seguro.
 -Lo siento-murmuró llorando.
 El título de la canción parpadeó. Entendió lo que significaba.  Había entendido el mensaje. Pero era difícil.
 -Te echo de menos.
 El reproductor parpadeó.


 Me tengo que marchar.


 Sonó por última vez. Abrió la tapa y el disco comenzó a girar como un loco. Xabier se dispuso a retirarlo y colocó Gaia III en su interior.


Deja de llorar por lo que un día perdiste. Deja ya de esperar que el tiempo de calme la ausencia que deja un adiós.
Deja de llorar, tus lágrimas te van a ahogar.
Deja ya de esperar y achica tus penas con risas.


 Se apagó definitivamente.
-¡No! Por favor, no-sollozó. Intentó encenderlo pero no funcionaba.
Estuvo así un rato hasta que comprendió que Roberto no iba a volver. Se levantó, dispuesto a cumplir el deseo de su hermano. Aunque le costase y nunca lo superara del todo, sería feliz.




La canción que da título a este relato:


PD:Las demás que aparecen son En un lugar sin Dios (WarCry), Desde mi cielo (Mägo de Oz) y Deja de llorar (Mägo de Oz). Espero que os haya gustado.

4 comentarios:

Fairytale Love dijo...

Me ha encantado el relato, dan ganas de llorar. Esta muy bien escrito, espero más como este.

María Hojas De Papel dijo...

Muchas gracias. Sí, sé que es muy triste. Intentaré escribir más cosas que se le parezcan ^^

Teen Angels-Sonohra dijo...

Que fuerte desde mi cielo en una entrada tuya... Muy raro con lo poco que te gusta la canción.
Me ha gustado mucho, como siempre. Sube otro pronto.
Un beso, SexyJudd.
Sí la cosa es ponerte cada día una tontería diferente.

María Hojas De Papel dijo...

¿Verdad? A quien se lo cuente no lo cree xD
Gracias. Eso intentaré ^^
No, ya lo veo.
Un beso,desdemicieladora xD

Publicar un comentario

¡Hola! Alguien que se acuerda de comentar y hacerme feliz :) ¡¡Recuerda confirmar que no eres un robot!! xD
PD: Agradeceré tu comentario mientras no sea spam.